Trastorno bipolar

Todos podemos tener variaciones en nuestro estado de ánimo, pero cuando estas variaciones son intensas, abruptas y van acompañadas de otros síntomas, es probable que estemos frente a un trastorno bipolar.

Pero ¿qué es la bipolaridad?

De acuerdo con el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales), es un trastorno grave, recurrente e incapacitante. Se caracteriza básicamente por episodios de depresión y manía, ocurriendo ambos estados de modo extremo: hay periodos de recuperación y recaída; y es, por tanto, un trastorno crónico.

Cabe mencionar que la bipolaridad se caracteriza por una alternancia de episodios anímicos en espacios de días, semanas e incluso meses, no de un momento a otro.

¿Cómo son los episodios depresivos?

  • Sentir una tristeza frecuente no provocada
  • Mostrar una mayor irritabilidad, ira u hostilidad
  • Mostrar un aumento del sueño
  • Tener dificultad para concentrarse
  • Sentirse desesperados e inútiles
  • Tener problemas para comunicarse o mantener relaciones sociales
  • Comer demasiado o muy poco
  • Poca energía y desinterés por actividades que antes disfrutaban

¿Cómo son los episodios maniacos?

  • Manifestar una felicidad intensa durante periodos largos de tiempo
  • Mostrarse sumamente irritados
  • Hablar rápido sobre muchas cosas diferentes
  • Tener dificultad para dormir, pero sin sentirse cansados
  • Problemas para mantener la concentración y experimentar pensamientos acelerados

¿Qué debo hacer si sospecho que tengo trastorno bipolar?

Primero, se requiere la valoración de un especialista, en este caso, el psiquiatra, y junto con el tratamiento con fármacos es necesario llevar tratamiento psicológico para aprender a desarrollar herramientas y estrategias que permitan afrontar esos cambios en el estado de ánimo, así como los factores que pueden desencadenar esas variaciones.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar los desencadenantes del primer episodio pueden ser tener periodos de estrés o estar expuestos a experiencias traumáticas, el abuso de alcohol o de drogas, no tener redes de apoyo, entre otros.

¿Qué se puede hacer cuando se presenten estos episodios?

Es muy relevante que tengamos paciencia, así como prestarle atención a nuestro estado de ánimo, con la finalidad de comprender los factores desencadenantes y aprender estrategias para controlar esas emociones intensas.

Tener un apoyo emocional mejora la calidad de vida, si tú o algún familiar tiene este trastorno y requieres asesoría psicológica, llama al 800 911 32 32, el servicio es gratuito y estamos las 24 horas.


¡Cuida tu salud!

Consulte a su médico acerca de los siguientes estudios:

  • No hay estudios sugeridos para esta nota